Inicio Columnas Dead Cells

Dead Cells

Por Alejandro Gutiérrez @Bil3bi

Bueno, por fin he terminado de trabajar. Estoy reventado; vamos a jugar una partida rápida y me pongo a hacer cosas. Maldita sea, me han vuelto a matar. Bueno, una más y lo dejo…

¿Qué ha pasado? ¿En qué momento ha pasado la noche? ¿Por qué está amaneciendo?

Si en alguna ocasión os ha pasado esto, puedes ir preparándote para la personificación de este concepto hecho juego. La premisa es muy sencilla: Eres una especie de criatura sin forma definida que cae por un conducto y tomas posesión de un cadáver que convenientemente tenías a mano. Pillas una espada y te embarcas en la misión de escapar de donde sea que te encuentres. Pero no lo vas a conseguir, al menos no a la primera.

Nos encontramos frente a un “rogue-like” o dicho de otra manera, un juego que genera aleatoriamente los mapas y enemigos que te vas a encontrar (dentro de unos parámetros) cada vez que te maten. Esta repetición favorece el aprendizaje pues, en cada intento, descubriremos o aprenderemos patrones de ataque de los diferentes enemigos, además de que poco a poco podremos ir desbloqueando armamento que nos facilitará nuestro paso por las diferentes “runs” en las que nos embarcaremos.
Todo el juego también tiene integrado conceptos de un “Metroidvania”, pues durante las partidas podremos adquirir habilidades que nos desbloquearan atajos y nuevos caminos que anteriormente teníamos cerrados, al puro estilo de los famosos Metroid o Castlevania (origen del nombre del género).

En resumen, un juego mata horas que recompensa al usuario con una satisfacción de superación, pues cuando te enfrentas por décima vez a ese “boss” que te estaba dando problemas y ahora solo es un escollo en el camino, te das cuenta de todo lo que has conseguido y tienes ganas de ver qué es lo siguiente que te preparan. Además, destaca su “pixel art” que es de lo mejorcito que te encuentras en el mercado, dando una sensación “old school” que te transporta a los juegos de finales de los 80s. Muy recomendable.

Artículo anteriorLicorice Pizza: Una propuesta inconclusa
Artículo siguiente“Humor entre Mujeres”, reúne a lo mejor del talento femenino este 18 de marzo