Inicio Columnas Licorice Pizza: Una propuesta inconclusa

Licorice Pizza: Una propuesta inconclusa

La campaña en redes sociales que hay en pro de Licorice Pizza es enorme. Cuando a algo, sea lo que sea, lo inflan tanto, crea unas expectativas tan grandes que seguramente terminará por defraudar a alguno. Justamente eso es lo que sucedió en mi caso con la última película de Paul Thomas Anderson.
Licorice Pizza tiene una historia básica de amor, adornada con una serie de subtramas que no llegan a ninguna parte. Son prácticamente intrascendentes para el desarrollo de la trama central, que ya de por si es tan efímera como ese romance juvenil que retrata Anderson.
Usa como telón de fondo un periodo de los años 70 pero realmente nunca tenemos una idea clara sobre si durante el filme pasan 2 días, una semana, un mes o un año. Todo en este aspecto es muy ambiguo, como si fuera un momento eterno. Tal vez esa es la idea del director, crear un idilio atemporal.
No podemos negar que Paul Thomas Anderson realizó un excelente trabajo en la recreación de dicha década, las actuaciones de los protagonistas convencen -es difícil no amar a Alana- y todo está muy bien acompañado por un excelente soundtrack.
A pesar de lo positivo, tengo una opinión poco popular. Licorice Pizza no me parece una película para estar nominada a Mejor Película en la venidera entrega de los Premios de la Academia de Hollywood ni para tanto alboroto. Pero bueno, otros de repente están viendo algo que yo no vi.
Y por cierto, no había visto a alguien correr tanto en un filme desde «Corre, Lola, corre». Este constante maratón que realizan los protagonistas es como una analogía con la vida, desde la perspectiva de que pasa muy rápido y no hay que perder el tiempo en tonterías. Desde luego, esa es una firma de Paul Thomas Anderson, quien en todos sus filmes agrega una pequeña dosis de entrenamiento maratónico.
Para cerrar, Pizza no es lo mejor de Anderson pero tampoco es un mal filme. Tal vez solo esperaba más.
Twitter Twitter: edwinmarcano88
Instagram Instagram: edmarcano
Artículo anteriorLas modelos rusas de OnlyFans: «con las sanciones no podremos pagar el alquiler»
Artículo siguienteDead Cells