Inicio Reseñas Triada 360 + Groovin en el bar La Puerta Amarilla #Chile

Triada 360 + Groovin en el bar La Puerta Amarilla #Chile

I got it, we got it… Tengo.
Teeengo el agrado de traerles un relato, de un toque que hubo el viernes pasado. Na na na.
Las rimas se las dejo a Ricardo La Triada porque yo de eso no sé nada.
Lo que sí sé es describirles un concierto al que fui invitado el viernes 1 de Julio en el Bar La Puerta Amarilla en Santiago de Chile.
< Triada 360 + Groovin >
Un frío bien heavy se apoderaba de la noche en el trayecto hasta que llegué y encontré a los brothers de Triada 360 en las afueras del local. Al ver sus ánimos, se pronosticaba que habría un gran show.
El local cumplió mis expectativas, muy acogedor. Un concierto en íntimo, buen sonido y buena atención me dieron ganas de disfrutar unos buenos tragos.
Ver a Ricardo, Zizo, Donovan, Génova, Aguila y Andres en escena, le da a uno esa satisfacción de ver a panas que lo están haciendo bien, y de recordar tardes patineteras ante la catedral de Maturín, Venezuela. Complementados con dos músicos chilenos, verlos dando un buen espectáculo en Santiago de Chile causa cierto regocijo.
Empezaron el show con su nuevo sencillo de nombre TRANQUILO, una muy buena pieza perfecta para observar el potencial musical que tienen. Siguieron ESPÍAS, INFECCIOSOS, ZONA, BRUJAS, LUNA (una muy buena canción), LUZ, QUIZÁS (un cover de la famosa canción del cubano Osvaldo Farrés, que en su momento llegó a ser versionada hasta por el mismísimo Andrea Boccelli), ahora en un dueto perfectamente armónico de Génova y Ricardo con un equilibrio que agrada escuchar una y otra vez. Por último, VINO, TENGO y GASOLINA.
Finaliza el show y viene la camaradería, la conversadera, y empiezo a charlar con el productor Drummily y su esposa (fuimos juntos al show) y, no les mentiré, no conocíamos el trabajo de los panas de Groovin, banda chilena de funk rock…
…HASTA QUE SE MONTARON EN TARIMA.
Sin ánimos de comparar, pero me sentía en la Caracas de los 2000 y pico.
Ese sonido bestial de estos panas me agradó, y burda. Era como mezclar en una licuadora (juguera, para el publico Chileno) los primeros discos de Incubus, una pizca de los riffs y batería de Rage Against The Machine, y un ml de Jamiroquai y Amigos Invisibles al gusto. Desde ese día se ganaron no uno sino varios nuevos seguidores, porque el público disfrutó el show, y bastante. Grab a Groovin, Clear The Funky y Sexy Lady, me impresionaron. Bienvenidas a mis playlists.
Luego, lo que nadie se imaginaba: los Triada se montaron en tarima junto a Groovin a improvisar. El resultado fue sencillamente genial, tan genial que solo me atreví a decir…
¡GRABEN UN FEATURING, COÑO!
Zizo y Sotillo de Triada 360 tienen una deuda conmigo.
1:30 am: Cuando se supone que sería más frío, solo había la cálida satisfacción de haber disfrutado un buen show, haber descubierto una muy buena banda y haber jodido y tripeado como en mucho tiempo no lo hacía.
FuentePor: Carmelo Tayupe
Artículo anterior“Master of Puppets” top 26 mundial gracias al efecto «Efecto Stranger Things»
Artículo siguienteConversando con Hernán Jabes sobre «Jezabel»