jueves, diciembre 1, 2022
InicioNoticiasBruce Springsteen indigna a sus fans

Bruce Springsteen indigna a sus fans

Tras ver el precio de las entradas, entre los 200 y los 5.000 dólares debido a un algoritmo que cambia el importe según la demanda, los seguidores más acérrimos consideran que el héroe de la clase trabajadora ha olvidado sus principios.

Jon Landau, manager de Bruce Springsteen, lo atribuye a la voluntad de combatir la reventa y al uso de un algoritmo de “precio dinámico” no del todo bien calibrado. El caso es que el 20 de julio salieron a la venta las entradas de seis de los conciertos de la gira estadounidense de 2023 de Springsteen. En concreto, los de Tampa, Orlando, Hollywood (la ciudad costera de Florida, no el celebérrimo vecindario de Los Ángeles), Tulsa, Denver y Boston. Apenas 24 horas después, la comunidad de los siempre entregados seguidores del artista de Nueva Jersey hervía de indignación: se estaban vendiendo entradas a precios “obscenos”, superiores en algunos casos a los 5.000 dólares. Y no solo eso: las más baratas, a un precio teórico de 60 dólares, brillaban por su ausencia.
Tal y como explica Ron Lieber en The New York Times, “no estamos hablando de la clásica reventa especulativa, sino de precios de escándalo, totalmente desorbitados, en servicios oficiales como Ticketmaster”. Incluso la cuenta en Twitter de Backstreets Magazine, el más veterano y prestigioso de los fanzines dedicados a Springsteen, se hizo eco del estado de desazón colectiva que se estaba generando: “Esta vez sí estamos sufriendo una crisis de fe”.
El periodista musical Will Werde, exjefe de redacción de la revista Billboard, también recurría a las redes para airear su descontento y estupefacción: “¿Quién iba a decirnos que sería Bruce el encargado de hacer que echásemos de menos a los revendedores?”. Además, Werde acusaba al artista de “poner el último clavo en el ataúd de la música en directo” tal y como se entendía “hasta hace apenas unos años” al no intervenir para poner coto a una política de precios “rapaz y abusiva”.

Este no es nuestro Bruce Springsteen
Como explicaba Lieber, “que los aficionados a la música protesten en redes y foros públicos por precios de conciertos que consideran abusivos no es novedad, ocurre continuamente en las giras de Elton John o de los Rolling Stones”. La pandemia, al imponer durante más de un año una sequía de música en directo sin precedentes, ha contribuido a “convertirla en un bien escaso y muy preciado”, y muchos promotores pretenden “desquitarse en 2022 y 2023 de las pérdidas que vienen acumulando desde 2020″.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Subidas Recientes