Inicio Columnas Diez claves para el éxito de un músico – Parte 3

Diez claves para el éxito de un músico – Parte 3

Por: Luiser

¡Hola, amigos! Continúo con esta reflexiva lista, cuya parte previa pueden leer aquí (Diez claves para el éxito de un músico – Parte 2). Aparte de autoconocimiento, compromiso y recursos, para ser exitosos necesitamos:
4 Adaptabilidad: La única constante es el cambio; nunca seremos los mismos. Nuestros gustos varían; nuestras necesidades llegan a ser otras; la gente con la que trabajamos puede seguir otro camino; nos casamos o divorciamos; llegamos a ser padres; sufrimos experiencias traumáticas que pueden anularnos y podemos adoptar nuevas creencias, entre tantos cambios. Y todo esto le pasa también a nuestro público (o nuestro mercado, como se quiera ver). La tecnología avanza; nuestras máquinas se deterioran y vuelven obsoletas; el reggaetón puede pasar de moda; la gente dejó de comprar CDs y la música ahora vuela por el aire esperando a que alguien la capte en su teléfono inteligente. Todo campo profesional sigue ese principio darwiniano de evolución del más apto, y ello exige adaptabilidad sin dejar de ser la misma especie. Adaptarse al cambio no implica volverse como los demás, sino seguir siendo quienes somos en esencia después del ajuste. Y para adaptarnos, necesitamos identidad y recursos. ¿Eres especie en extinción?
5 Movimiento y reposo: Obvio, para tener éxito hay que trabajar, actuar, hacer, echarle ganas, correr incluso. Pero es mentira que la gente exitosa sólo trabaja y trabaja. Después de largas horas de grabación, dedos ampollados o un posible síndrome del túnel carpiano, hay que relajarse y disfrutar de la música que hemos creado. Después de sudar en el escenario, hay que parar y gozar el aplauso. Después de una gira, hay que pasear en la montaña, jugar a la pelota con un niño, ver el mar con amigos y familiares. Y debe ser un reposo total que repone, que ayuda a asimilar lo que se ha hecho, que facilita la autoevaluación, la recarga de energía y metas. No debe ser un reposo con culpa por no estar haciendo nada. Exhaustos, aislados y sin el aliciente de otras satisfacciones en la vida, no podremos sentirnos plenos y felices. Alguien infeliz no puede ser productivo y exitoso.
Instagram Instagram: @lui.ser
Artículo anteriorIRIS y GRAN CELAJE en La quinta bar
Artículo siguienteRicardo Chaneton, primer chef venezolano en lograr una estrella Michelin