Inicio Reseñas Guns N’ Roses en Milán, Italia

Guns N’ Roses en Milán, Italia

Por: Armando Henríquez

La noche del domingo 10 de Julio de 2022 se marcó en el calendario como el regreso de los Guns N’ Roses a Italia, y no podría ser de otra manera que llenando el legendario estadio de #SanSiro en #Milán.
En los días precedentes había un poco de escepticismo debido a los recientes problemas de salud que habían traído como consecuencia problemas en la voz del frontman Axl Rose, e incluso por una cancelación días antes en Glasgow. Eso por supuesto no desanimó a los fans que con mucha lealtad llegaron desde todos los rincones de la bota italiana hasta Milán, con franelas y vestimenta adecuada para la ocasión.
La velada arrancó a las 6 p.m. con la presentación del abridor, que fue nada más y nada menos que Gary Clark Jr y su banda, un genial artista de blues rock que nos hace recordar a leyendas como el propio Jimmy Hendrix y Lenny Kravitz. Sin duda ayudó a calentar los ánimos para que a las 8 p.m. exactamente saltaran al escenario de San Siro con un épico intro que anunciaba ¨Desde Hollywood, California, ¡Guns N’ Roses!¨ y que provocó la euforia de las 80 mil personas presentes en el estadio, un grito al unísono de tal intensidad que era ensordecedor.
El espectacular show se prolongó durante 3 horas, en las cuales interpretaron los más grandes temas de toda su discografia, como It’s So Easy, Welcome To The Jungle, Sweet Child O’ Mine, Don’t Cry, November Rain, y la que cerró la velada, Paradise City, que hizo recordar a muchos de los presentes las mejores etapas de su vida.
El show fue increíble en todos los sentidos, a pesar de que el tiempo no pasa en vano y Axl no es el de 1992, pero, sobreponiéndose a sus problemas de salud, sacó el show con una voz poderosa, sobre todo en las baladas, y nos hizo recordar junto a Slash y Duff McKagan que son de las últimas estrellas de rock vivas que nos quedan.
FuenteArmando Henríquez
Artículo anteriorLibrería Volátil – Andy Gibb
Artículo siguienteBiopic de Amy Winehouse será dirigida por Sam Taylor-Johnson