Inicio Columnas La nota de Luiser – 5 quejas de los músicos en Venezuela

La nota de Luiser – 5 quejas de los músicos en Venezuela

Todos queremos el trabajo perfecto donde podamos desarrollar una vocación que nos apasione, nos haga crecer y nos dé prosperidad. Los músicos tenemos ese sueño también, de ya no ser un aficionado y construirnos una carrera exitosa. Pero, si vives en Venezuela, hacerlo realidad es mucho más difícil. Por eso escucho estas quejas con tanta frecuencia:
1) “No me pagan lo que pido porque la competencia cobra mucho menos”. Un músico profesional trabaja para ganarse la vida también y, como en todo oficio, hay siempre competencia. No hay sindicatos activos que efectivamente defiendan remuneraciones justas para los artistas. En consecuencia, productores y venues que buscan rentabilidad del espectáculo o la creación musical prefieren aprovechar el talento que implique menos costos. Ahora en tiempos de necesidad, Venezuela está llena de mucha música buena y barata.
2) “Las disqueras desaparecieron y no consigo quien me apoye con mi producción musical”. Una razón es obvia: recesión quiebra empresas, incluyendo discográficas. Por otra parte, grabar discos ya no es el buen negocio de antes porque el público cambió su manera de consumir música grabada, la cual en enorme proporción se obtiene de la nube.
3) “No puedo comprar un instrumento de marca porque aquí cuesta el triple”. Otra realidad: nuestros recursos son limitados y caros. Es difícil para la mayoría no sólo adquirir instrumentos de buena manufactura, sino también tecnología nueva y accesorios.
4) “No se pueden hacer giras”. Por cerca de una década no se hicieron más en el país, y antes era un privilegio de ciertos artistas más populares. Ahora con cuarentena menos estricta, sólo nuestra querida Karina ha podido hacer una recientemente, con un éxito que puede reactivar tours de otros célebres al menos. En otros países, muchos músicos menos relevantes pueden incursionar en la aventura de compartir su arte en otras ciudades. Aquí no pasa.
5) “No puedo vivir de la música”. Muchos lo dicen, pero creo que es una queja común alrededor del mundo. Sí se puede vivir de la música en Venezuela. El asunto es que, para ello, necesitamos tener la actitud del emprendedor que atrae el éxito.
IG: @lui.ser
FuenteLuiser
Artículo anteriorPolémica en España por curso feminista para aprender a «pintarse la vulva» financiado por el gobierno
Artículo siguienteEscucha a Chester Bennington en la nueva canción de Grey Daze, “Saturation”, y se viene nuevo álbum