Inicio Noticias Las estatuas de Breaking Bad ya están en Albuquerque

Las estatuas de Breaking Bad ya están en Albuquerque

Walter White y Jesse Pinkman se han convertido en ciudadanos honorarios.

Albuquerque es el escenario tanto de Breaking Bad como de su precuela, Better Call Saul. Apenas ver un capítulo basta comprobar que esta ciudad de Nuevo México no está en su mejor momento, teniendo altos índices de criminalidad y de consumo de drogas que, en la televisión, agravan Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul). En un caso similar al de Baltimore con The Wire, hay quien pensaría que Vince Gilligan y Peter Gould (creadores de ambas series) le han hecho flaco favor al colocarla como marco de la trama, pero no es así del todo. De hecho, el gobierno de Albuquerque parece satisfecho de que su ciudad sea el telón de fondo para un drama criminal tan aclamado.

Solo así se entiende que Tim Keller, alcalde de Albuquerque, haya decidido colocar dos estatuas de Walt y Jesse en el Centro de Convenciones de la ciudad, dentro de un acto al que han asistido Cranston, Paul, Gilligan y Gould en compañía de Dean Norris (Hank Schrader) y los intérpretes de Better Call Saul Rhea Seehorn, Michael Mando y Patrick Fabian. Las esculturas están hechas de bronce y son obra de Trevor Glove, financiadas por Sony Pictures y el propio Gilligan. Ambas muestran a Walt y Jesse en su visión más célebre: el personaje de Paul con chaqueta y pelo corto, y el de Cranston con perilla, cabeza rapada y sombrero en la mano. Dos imágenes, en fin, icónicas.

Durante el acto, Gilligan se ha mostrado consciente de lo problemático que puede ser celebrar el legado de Breaking Bad de esta forma. “Con toda seriedad, no hay duda de que algunas personas van a decir ‘vaya, justo lo que nuestra ciudad necesitaba’. Y lo entiendo. Pero veo a dos de los mejores actores que nunca ha producido EE.UU. Los veo como dos figuras trágicas más grandes que la vida, historias con moraleja”. Keller, por su parte, se ha mostrado más pragmático: “Aunque las historias sean ficticias… los empleos son reales cada día. La ciudad es un personaje y nos vemos de muchas maneras, buenas y malas”.
El alcalde se refiere a la cantidad de empleo que han generado las series de AMC en la ciudad, ayudando a impulsar la producción audiovisual en Nuevo México, y poniendo al corriente al mundo de los problemas que se viven en las calles de Albuquerque. En todo Nuevo México se produjeron 43.000 muertes en las últimas tres décadas relacionadas con el alcohol y las drogas, mientras que Albuquerque ha experimentado una terrible oleada de homicidios. Tanto Breaking Bad como Better Call Saul alertarían contra esa criminalidad, aunque su rol parece haber sido especialmente estimular el trabajo en la zona.

De hecho, Nuevo México es también el escenario de una serie tan exitosa como Stranger Things, y hay quien podría responsabilizar de eso a la conocidísima serie de Vince Gilligan. Sus protagonistas, en versión escultural, descansarán a partir de ahora en el centro de convenciones, a cubierto y “sin peligro de que las palomas se caguen en nuestras cabezas”, como ha bromeado Cranston (quien, junto a Paul, aparecerá de forma inminente en la última temporada de Better Call Saul). Por supuesto, este acto no ha estado exento de críticas.
El republicano Rod Montoya dice admirar a Cranston como actor pero no cree que lo de las estatuas haya sido buena idea. “Me alegro de que Nuevo México haya conseguido el negocio pero, ¿en serio? ¿Vamos a seguir glorificando literalmente a los fabricantes de metanfetamina?”, declaró. Montoya cuestiona la lógica de estas estatuas cuando, hace dos años, el ayuntamiento dictaminó la retirada de la estatua del conquistador español Juan de Oñate. Ocurrió luego de que varios manifestantes intentaran derribar la figura por su comportamiento brutal contra los nativos americanos, en el marco de las protestas Black Lives Matter. Este conflicto llegó a saldarse con el disparo a un hombre en Albuquerque.
Fuente20minutos.es
Artículo anterior«Moonage Daydream» tráiler del documental de Bowie
Artículo siguienteCiudad Canción llega en AGOSTO por todo lo alto