InicioColumnasPorno dejar

Porno dejar

Por: José Eduardo García

Me aburren los concursos de belleza, no lo puedo evitar. Por supuesto, admiro todo el trabajo que las organizaciones ponen en cada edición y la preparación que, con disciplina y alegría, pone cada muchacha para obtener la preciada corona; pero verlo no es lo mío.

Claro, como dice el refrán, «al que no le gusta el caldo, le dan dos tazas» y (al menos) termino invitado cada mes a un evento relativo a estos concursos: entrevistas con el jurado, rueda de prensa de las misses o gala final y, a propósito, les contaré algo que me acaba de pasar.

Con mucha amabilidad, la naciente Organización Señorita Venezuela Supreme me hizo llegar una invitación a su «Show de Talento» el pasado sábado 5 de noviembre, en el Teatro Corazón Salsero, Cine Aquiles Nazoa. Yo, que soy un caraqueño atorrante, de esos que se jactan de conocer cada rincón de su ciudad, no admití el no tener idea sobre tan curiosa locación y empleé Google Maps: Resulta ser el rescatado Teatro Urdaneta, el sórdido cine XXX de la Caracas de finales de siglo.

Imaginar al espíritu de Linda Lovelace engullendo cotufas a insospechados abismos guturales en el lobby del teatro, o al ánima de John Holmes y sus espectrales 33 centímetros, viendo lascivamente desfilar a las concursantes tras el viejo proyector, significaba salir de la rutina por un rato, por no (leer «porno»; suena más divertido así) dejar de mencionarlo: no fui. ¿Y si no cambiaron las butacas? ¿Me habría sentado sobre una viscosa mancha? ¡Que va!

¿Qué habrías hecho tú?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Subidas Recientes