Inicio Noticias Sting vende todo su catálogo de composiciones

Sting vende todo su catálogo de composiciones

Sting ha vendido todo su catálogo musical a Universal Music Group. El acuerdo incluye su trabajo en solitario, además de las canciones que compuso para The Police.
Los detalles financieros no han sido publicados, pero el acuerdo, anunciado por UMG, está estimado en unos 250 millones de dólares. En este, nos podemos encontrar algunos de los temas más emblemáticos de la banda inglesa como “Every Breath You Take” y “Every Little Thing She Does Is Magic”, además de singles en solitario como “If I Ever Lose My Faith in You” o “Fields of Gold”.
“Es absolutamente escencial para mí que el grueso del trabajo de mi carrera tenga una casa donde sea valorado y respetado”, dice Sting en un comunicado. “No solo para conectar con los fans de toda la vida de nuevas formas, pero también para introducir mis canciones a nuevas audiencias, músicos y generaciones”.
Este nuevo acuerdo incluye los derechos de autor de las canciones de Sting además de sus royalties como compositor, significando esto que UMG recibirá, a partir de ahora, todos los ingresos editoriales del artista.
“Hay muchos recuerdos de mi juventud a atados a canciones compuestas por Sting, tanto ver a The Police por primera vez en Philadelphia como escuchar su música en la radio o pinchar sus discos hasta que se desgastaban”, dice la CEO de Universal Music, Jody Gerson, en un comunicado. “Nunca podía haber imaginado que, algún día, podría liderar una compañía que sería la guardiana del sobresaliente legado compositivo de Sting.
 Cada uno de nosotros en UMPG está deseando trabajar en él con sentido del honor, responsabilidad y una emoción enorme sobre lo que podemos conseguir con su música en el futuro”.
Este acuerdo se une, de esta forma, a la numerosa lista que engloban artistas como Bruce Springsteen, Bob Dylan, David Coverdale, Mötley Crüe o los herederos de David Bowie.
Si tienes curiosidad por saber el motivo por el que tanto autores venden los derechos de su música, la premisa es sencilla. Compañías como Sony o Hipgnosis, a las que cada vez les ha salido más competencia, ofrecen una cantidad ingente de dinero, equivalente a lo que podrían cobrar por derechos de autor en una o dos décadas, a los autores de los temas. En el caso de músicos de avanzada edad, resulta más económico recibir un gran ingreso de liquidez al momento antes que mantener unos ingresos estables por sus obras que se prolonguen en el tiempo.
Por ejemplo, en el hipotético caso de que a Nikki Sixx, que vendió sus temas el año pasado, le hubieran ofrecido 15 o 20 años de ingresos por su música, el bajista se embolsaría directamente todo lo que podría ganar -en potencia- en las próximas décadas por sus canciones. La empresa, mientras tanto, invierte en un catálogo al que le sacará muchísima más rentabilidad en los años venideros e incluso a largo plazo.
«Hay una serie de factores, algunos de ellos arcaicos y que se pasan por alto, como los impuestos: vender un catálogo suele tratarse como una ganancia de capital y, por tanto, se grava a un tipo mucho menor que un cheque por derechos de autor. También está el hecho de que el consumo de música sigue aumentando, con un incremento del 26,3% de las reproducciones de streaming en todo el mundo.
Esta cifra recibió un gran impulso de la escucha de temas de catálogo, que aumentó un 19,3% este año y representó el 69,8% de las escuchas totales. Además, los bajos tipos de interés en todo el mundo hacen que megacompradores como la empresa de capital riesgo KKR y el fondo Hipgnosis Songs Fund de Merck Mercuriadis puedan permitirse préstamos baratos, lo que les impulsa a pagar múltiplos más altos y extender cheques más grandes», explicaba la Rolling Stone el mes pasado sobre los motivos por los que cada vez se venden más catálogos.
Fuenterockfm.fm
Artículo anterior¿Se arrepiente?: Así está hoy el policía que detuvo el concierto de The Beatles en la azotea
Artículo siguiente‘Todo va a arder’ lo nuevo de McKlopedia