jueves, diciembre 8, 2022
InicioColumnasUn mundial R.I.C.O.

Un mundial R.I.C.O.

Por: Carmelo T. Aguilar

Empiezo este breve relato citando a Manu Chao en «La vida es una tómbola», para gritarles a la FIFA que ellos son el gran ladrón. Les robaron la libertad a los que se identifican con X género; les robaron padres, hermanos, tíos, primos a miles de familias a cambio de unos estadios que en un año estarán llenos de arena y, debajo, la vida de miles de obreros esclavos que murieron en distintas circunstancias.
Este sin lugar a dudas será el mundial de fútbol más recordado de la historia por su color; no el de la alegría o el de la esperanza que tuvieron anteriores mundiales, sino el rojo sangre con el verde del dólar o, mejor dicho, el color petrodólar.

Fifa

Un mundial plagado de estrellas del balompié, como plagado de hipocresía, violaciones, prohibiciones, falsas sonrisas y, sobretodo, corrupción.
¿Hipocresía? Sí. ¿Corrupción? Por supuesto. Que la FIFA haya aceptado que dicho estado sea sede de un mundial de fútbol no fue porque el país es bonito. Se tuvo que haber recibido un cheque bien gordo para dejar de lado a grandes patrocinantes, a los grandes candidatos que querían ser sede, y por sobretodo dejar de lado la unidad que tanto quiere la FIFA entre los fanáticos, sin importar tu sexo, raza, religión, nacionalidad, etc.
No les estoy relatando nada nuevo, lo sé; pero también saben que muchos callan y, en ese grupo, no entro; el mismo grupo donde están varios artistas que han dicho NO a una presentación, grandes streamers que han dicho NO a las invitaciones.
Cómo dijo el Pelusa: «El fútbol es el deporte más lindo del mundo; eso no le quepa la menor duda a nadie. Porque se equivoque uno, no tiene que pagar el fútbol. Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha».
Y ustedes, los Havelange, los Blatter, los Warner, los Teixeira, los Leoz, los Esquivel (baia baia, la viveza criolla), los Platini, los Grondona, se equivocaron y la pelota LA MANCHARON.
Un aplauso a Dinamarca; ellos entendieron y supieron cómo manifestarse.
Creo en el fútbol, cómo también creo que alguna selección más sabrá cómo expresarse.
Creo en Dios, pero no en la iglesia.
Creo en el fútbol, pero no en la FIFA.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Subidas Recientes