jueves, diciembre 1, 2022
InicioColumnasEl éxito de Eddie Munson como personaje

El éxito de Eddie Munson como personaje

Por: Gustavo Chalako Medina

Ayer conversaba con un amigo sobre lo que opino del éxito de Eddie Munson como personaje, y es que Eddie representa a todos aquellos que fuimos rechazados en su momento por la sociedad. Me incluyo en eso porque cuando empecé a escuchar rock y a adoptar toda su esencia tanto interna como externa, empecé a ser señalado, criticado, alejado y tildado de todo lo que en realidad no era.
El tener que explicar que los dragones, calaveras y dibujos demoníacos no eran porque yo fuera satánico o algo por el estilo; el defender un proceso de creación de discos cuando gente ignorante me decía, muy convencida, que mientras éstos se hacían, sacrificaban gallinas para manchar con sangre CADA DISCO, a veces ya era súper cansón, llegando a afectar de una u otra forma nuestra relación de madre e hijo en casa al principio.
El ser rockero es eso, amar lo que escuchamos, soñar por momentos que somos James Hetfield o algún artista favorito, ser fiel y defender a capa y espada lo que amamos. Es ser Eddie Munson. Amar, defender y, si es posible, salvar a nuestros amigos en momentos cuando realmente queremos huir, aunque sepamos que no es la opción justa.
Y esto no sólo aplica en el rock. Aplica en muchos campos de nuestras vidas. Ser justos, centrados y fieles así nos señale una gran masa, es amar y ser en algún momento un personaje como Eddie Munson.
Fue breve pero suficiente para no olvidarlo.

¿Quién fue Eddie Munson en la vida real? 
Damien Echols fue la inspiración detrás del personaje de Stranger things, quien a sus 18 años había sido sospechoso de un asesinato triple de Steve Branch, Michael Moore y Christopher Bryers, quienes solo eran niños de 8 años.

Tal cual como pasó con Eddie, este había sido señalado por su forma de vestir y personalidad, este siempre iba de negro y escuchaba heavy metal. Hizo algunos pequeños robos en negocios, por lo que había sido detenido por la policía. Según las autoridades, Bryers murió por múltiples lesiones y Moore con Branch murieron ahogados. La policía dijo que habían sido asesinados con el fin de realizar un ritual satánico.
Aunque no había pruebas para acusar a Damien Echols, una supuesta testigo Vivki Hutcherson afirmó que había escuchado a este y sus amigos presumir del crimen. Por lo tanto, fueron condenados, pero años después reveló que había mentido en su declaración.
Actualmente, Damien se encuentra libre y es un escritor famoso que asegura: “La prisión, aunque no lo creas, me permitió un grado de concentración como pocos pueden lograrlo en el mundo exterior. Convertí mi celda en un monasterio”.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Subidas Recientes